Mónica Morera con Ana Borrás, y Vicenta Sanchis con Cesc Alborch han sido los protagonistas de esta tercera edición del Concurs Amateur de Pebrera Farcida d’Oliva.

Oliva, 24 de septiembre de 2016. La tercera edición de este Concurs Amateur de Pebrera Farcida d’Oliva presentaba este año una importante novedad y es que se podía participar, y así se animó a hacerlo a los concursantes, en pareja, es decir, abriendo las puertas a que niños y niñas de la ciudad ayudaran a elaborar el plato que iban a presentar a concurso junto a sus mayores, ya fueran familiares o amigos, convirtiendo de esta manera el concurso en una cita intergeneracional.

Las primeras clasificadas en este concurso han sido Mónica Morera Morera que ha participado junto a su hija Ana Borrás Morera. Ella se dedica a temas administrativos en una notaría y por tanto no es profesional de la gastronomía, tal y como se pedía en las bases del concurso. Nos confiesa que “es la primera vez que participo en este concurso y el secreto para la elaboración de la pebrera ha sido hacerle caso a todos los pasos que mi madre me ha ido enseñando y que el hecho de apuntarme al concurso ha sido la excusa para que mi madre me ensañara la receta”. También nos ha comentado que todos los productos que llevaba su pebrera han sido comprado en el Mercat Municipal de la ciudad. Por su parte, Ana nos comentaba que estaba participando del Taller de Coques cuando ha oído su nombre como ganadora del concurso. Ambas, madre e hija llevaban hecha por ellas un broche en sus camisetas con la imagen de una pebrera acorde con el concurso. La segunda clasificada ha sido Vicenta Sanchis Pizarro que participaba junto a Cesc Alborch Verdú presentado una pebrera que no ha dejado indiferente al jurado.

_ab19868

Debemos destacar que el nivel de las pebreras presentadas este año ha sido muy alto, de notable podríamos decir, y que el jurado ha estado alrededor de dos hora deliberando para tomar una correcta decisión. Recordamos que el jurado de esta edición ha estado compuesto por cuatro personas con criterio gastronómico reconocido, pues por ejemplo José Colomar es chef en el Restaurante Gloriamar de Piles, Pedro García es periodista gastronómico, Júlia Salort es de Oliva y es blogger con una página relacionada con la gastronomía y César García es crítico gastronómico de Tripadvisor entre otros méritos.

Cada participante en este concurso solo por el hecho de presentar su plato ha recibido un detalle tanto para los participantes junior como para los adultos, que consistía en un gorro de cocina para los pequeños y un lote de dos productos del Mercat para los mayores. Pero además, los segundos clasificados han sido homenajeados con un certificado y una medalla que acredita su segundo puesto en el concurso y han recibido cheques por valor de 50€ para gastar en las tiendas del Mercat, así como dos entradas para Terra Natura. Para las primeras clasificadas, además del certificado y la medalla, así como las entradas para Terra Natura, han sido galardonadas con cheques de compra por valor de 100€ para ser utilizados también en las tiendas del Mercat Municipal.

Tanto la concejal delegada de Turismo, Mireia Morera, como el Alcalde de la ciudad han querido dar las gracias a los miembros del jurado por su colaboración en esta edición, así como a los y las participantes por su esfuerzo. David González ha destacado que “esta edición ha empezado a caminar hacía el objetivo que se quiere perseguir que es dar a conocer cada vez más este plato”. Por su parte, Morera ha destacado que “este año se ha apostado por el cambio y por hacer el concurso de manera intergeneracional y solo ver el vínculo que se ha creado entre pequeños y mayores a la hora de participar creará seguro un precedente y el concurso seguirá celebrándose por parejas en los años venideros”. Y es que cabe destacar que en esta ocasión ha habido gente que se ha quedado en lista de espera para participar en el concurso porque ha despertado mucho interés.

Para matizar cual ha sido el baremos sobre el que ha trabajado el jurado debemos explicar que se han centrado en los siguientes valores: el sabor, la textura, el punto del arroz, la fidelidad a la receta tradicional y la presentación del plato.